jueves, 1 de septiembre de 2016

Ayer florista, hoy sodero, mañana...


¿Stripper? no creo, me moriría de hambre...
En esta vida modernosa, donde en un trabajo hay que ser adaptable, bien predispuesto, sumiso y polifuncional. Entiéndase como polifuncional, a aquel que si bien no tiene una función específica, pueda hacer varias cosas si así lo requiera. y el jugador que como no sabe jugar, lo mandan a jugar en cualquier posición para tapar el hueco y no quedar con uno menos, pero entiendendo que es un "patadura"
Así como he sido cadete, jardinero, florista, portero, barman (abstemio), cartero, cobrador por teléfono, asistente de periodista, periodista, constructor de sala de grabación, ahora en mi nueva función: Sodero. Pero el reparto no es en casas de familias, sino, donde está el rock, la movida(?), en los bares y restaurantes del Centro porteño y en el GBA.
Grandes batallas para conseguir lugar donde estacionar, se libran: Batalla de San Justo, Lucha en San Martín, contra hordas de policías de tránsito de Morón, la toma del Obelisco y así, muchas hermosas batallas...
Y ahí vamos, chocando a la gente con los cajones, dando bidonazos en los dientes y patinando en la caja del camión.

Este Sodero, no.


Jamás esto, todo es pura leyenda, soderos mentirosos. (?)
 Más, si uno trabaja con bares.



Esto es lo más parecido...